Curiosidades de la muerte que igual no sabias

Hay algunas personas, unas en mayor medida que otras, que le tienen miedo a la muerte, otras la tienen muy presente y otras que pasan del tema… 

En este articulo sobre la muerte os dejamos algunas curiosidades que probablemente no conocíais.

 

Existe un sindrome llamado, síndrome de Cotard, que la persona que lo padece se cree que esta muerto, e incluso siente como sus órganos se están pudriendo. es un tipo de depresión pero en un estado muy grave, porque ademas tienen alucinaciones.

Después de morir, el ultimo sentido que perdemos es el oido.

Las uñas no crecen después de morir, lo que es cierto que la piel que las cubre se seca y al contraerse parece que han crecido.

El funeral mas caro fue el de Alejandro Magno, que en la actualidad hubiera costado mas 500 millones de dólares, entre otras excentricidades fue la de construir una carretera entre Babilonia y Egipto, para transportar el cuerpo.

Al morir las enzimas de tu ultima cena son las que te van a “devorar” así que tu eliges quien lo va hacer. 😉

La reina Victoria en uno de sus últimos deseos, pidió que quería ser enterrada con el albornoz de su marido el príncipe Alberto, que ya había muerto hacia unos años.

El tiempo estimado que tu cuerpo es un esqueleto es unas semanas, después de un se caerán los dientes y todo lo demás.

Un dato que produce la muerte en las personas que van al medico, es la de la mala caligrafía de estos, exactamente provocan 7000 muertes al año.

El creador de las patatas Pringles, después de su muerte fue incinerado y pidió que lo metieran en uno de sus envases.

Lo que los simples mortales (nunca mejor dicho) conocemos como la muerte, no se sabe le momento exacto, sino que en realidad es un proceso y cada parte de nosotros y cada persona “muere” en un momento diferente.

Déjanos un comentario en nuestro apartado de contacto, o bien síguenos en nuestra pagina de Facebook, para esta al día en todas nuestras novedades.

 

 

About

Persona despistada, que quiere todas las noticias juntas y no enterarse por la vecina cotilla.